miércoles, 23 de enero de 2008

Muere el actor Heath Ledger

Qué cosas tiene esto del mundo hollywoodiense. Estaba esta noche en casa leyendo La Vanguardia cuando en la sección de necrológicas veo que falleció el protagonista de El Cliente, Brad Renfro. No murió ayer, pero La Vanguardia le ha dedicado una columna en la edición de hoy, 22 de enero de 2008. En esa columna, Lluís Bonet Mojica -quien la escribe- hace mención a la cantidad de jóvenes actores -jóvenes prodigios los llama él- que han muerto de forma prematura en plena carrera cinematográfica. Son ejemplos Natalie Wood, la actriz de Esplendor en la hierba o Rebelde sin causa, que murió ahogada con 43 años; Judy Garland, que actuó en Ha nacido una estrella, y que fue encontrada muerta a los 47 años por una sobredosis de barbitúricos; James Dean, fallecido en un accidente de coche con 24 años... A Brad Renfro lo encontraron muerto por sobredosis.

En el mismo saco, Bonet Mojica menciona a los que, aunque no han muerto a una temprana edad, han visto como sus carreras iban a pique por culpa de las drogas. Son el caso de Macaulay Culkin -ya saben, el de Solo en casa-, de Haley Joel Osment -El sexto sentido- y acaba nombrando a Drew Barrimore, de la que sabemos que ya en la preadolescencia consumía desenfrenadamente drogas y alcohol. Ésta última, por fortuna, se recuperó.

El caso es que después de leer la columna de Bonet Mojica, decidí entrar en internet para curiosear sobre estas estrellas del celuloide que han visto como sus carreras se veían truncadas por las drogas o por la muerte repentina. Y cuál es mi sorpresa cuando leo en distintos medios de prensa -edición digital- que Heath Ledger, uno de los coprotagonistas de Brokeback Mountain, ha sido encontrado muerto por posible sobredosis.

Ledger tan sólo tenía 28 años y fue nominado al Oscar por su papel en Brokeback Mountain, que ganó finalmente Seymour Hoffman por su papel de Capote. Acababa de trabajar en la última entrega de Batman, todavía no estrenada.

Lo cierto es que todavía no salgo de mi asombro. Parece ser que los hechos dan la razón a Lluís Bonet Mojica en su columna Hollywood se cobra otro joven prodigio, que escribió a propósito de la muerte de Brad Renfro. Hoy le ha tocado a otro joven actor, no diría tanto como "prodigio", pero actor en plena proyección a fin de cuentas.

En Hollywood, como en la vida, también se da ese macabro juego de luces y sombras. Hoy la luz cayó sobre Bardem con su nominación al Oscar por No country for old men; en terreno de sombras anda ya Heath Ledger.

Manel Haro.

1 comentarios:

nelish dijo...

Estoy muy impresionada por la muerte de este actor, lo encontraba muy bueno, porque aparte de ser muy guapo, no era de esos linditos de peliculas juvenil, sino que hizo grandes papeles y tenía una carrera muy prometedora, camino a convertirse en un grande, aunque creo que ya lo era...
una lástima, me gustaba desde chica y estoy muy impactada por su muerte, no lo quiero creer =/