martes, 18 de diciembre de 2007

Entrevista con Mario Escobar, autor de "El mesías ario"

Mario Escobar nace en Madrid en 1971. Es licenciado en Historia y Diplomado en Estudios Avanzados de Historia Moderna. Actualmente es director adjunto de una ONG y director de la revista Nueva Historia para el Debate. Ha publicado libros sobre la Inquisición, la Reforma Protestante y sectas religiosas.

Su pasión por los enigmas históricos lo llevó hace un par de años a publicar Conspiración Maine, novela que quedó segunda en el ranking de la Casa del Libro del Libro del Verano. Ahora ha publicado su segunda obra de ficción, El mesías ario, un thriller donde los agentes Hércules y Lincoln deben adentrarse en los orígenes del nazismo para encontrar un libro de profecías traído de la India por Vasco de Gama y cambiar así el rumbo de la historia.

Hemos hablado con Mario Escobar sobre su segunda novela, El mesías ario, publicado por La Factoría de Ideas.

ENTREVISTA DE MANEL HARO A MARIO ESCOBAR
________________________________________

¿Cuándo y cómo decides escribir El mesías ario?

Cuando terminé Conspiración Maine ya sabía que los dos protagonistas, Hércules y Lincoln, no se conformarían con vivir juntos una sola aventura. Preparé dos historias más, una era El mesías ario y otra la aventura que comenzará a escribir el año que viene y que se desarrolla en Egipto. Aunque en la actualidad ya estoy preparando una última aventura de los personajes en Rusia.

¿Por qué decides recuperar a los personajes de Conspiración Maine?


Los personajes de Conspiración Maine eran muy fuertes, de esos que no se olvidan y que levantan el interés en los lectores. Yo disfruté especialmente dibujándolos en el papel y creía que su talento podría ser muy útil para explicar otros acontecimientos recientes de la historia de Europa y para vivir una nueva aventura. A pesar de todo, siempre hay protagonistas secundarios nuevos. Alicia y Valle-Inclán en El mesías ario, en la próxima se unirá a ellos una princesa árabe.

Con Conspiración Maine obtuviste un extraordinario reconocimiento de los lectores, tu novela fue la segunda más votada en el concurso Libro del verano de la Casa del Libro. ¿Añade eso presión cuando escribes la siguiente novela?

La verdad es que no. Mi intención en la segunda novela era la misma que en la primera, que la gente aprendiera y se entretuviera. Siempre intento escoger temas poco trillados, a pesar de que sé que esto me aleja de las mesas de novedades plagadas de templarios y misterios alrededor de la Iglesia Católica. Creo que el lector quiere vientos nuevos y nuevas aventuras e intento proporcionárselo.

Supongo que hay un exhaustivo proceso de documentación detrás de esta novela.

Esa es la parte más larga y difícil, pero también es el germen de toda novela histórica. En medio de la investigación descubro muchas cosas que completan y enriquecen la trama. Durante varios meses leo muchos sobre el tema principal de la novela, a veces hasta la obsesión. Después, en el proceso creativo, el esfuerzo se ve y todo sale más natural.

Tienes la extraordinaria capacidad de unir datos históricos tan alejados entre sí, que parece imposible que un escritor pueda establecer alguna relación entre ellos. En el caso de El mesías ario, por ejemplo, se tocan varios momentos históricos. ¿Cómo se unen tantos cabos en la mente de Mario Escobar?

Debo de tener alguna disfunción cerebral (risas). No, lo cierto es que nos han enseñado la historia en departamentos estancos. De esta fecha a esa fecha, historia antigua, después medieval, etc. La historia no es una línea dividida en partes, es un gran círculo en el que muchas veces actos realizados varios cientos de años antes vuelven para sacudirnos. Un ejemplo, los extremismos islámicos es hijo de la colonización de finales del Siglo XIX, de las Cruzadas y de la visión violenta de propagar su fe del profeta Mahoma. En la novela ocurre lo mismo. La idea de ario es muy antigua y no es un producto exclusivo de los nazis.

Eres un gran amante de los enigmas históricos, parece que el nazismo es un episodio de la historia que se presta a muchos enigmas. ¿Por qué crees que hay tanto misterio todavía entorno al nazismo?

El origen del mal es siempre un misterio. Los sociólogos, los historiadores o psicólogos siguen especulando sobre que llevó a Alemania, uno de los países más culos y avanzados de su época, a actuar con tanta crueldad. En la novela intentó demostrar que había algo profundo e irracional que estaba detrás de la mentalidad alemana. Una especio de enfermedad que llevaba incubándose cientos de años y que se expresó en toda su fuerza en la década de los cuarenta del Siglo XX.

Tanto en Conspiración Maine como en El mesías ario podemos ver a escritores que ayudan a completar la historia. Unamuno, Ganivet, Valle Inclán… ¿A qué se debe esta decisión?

Algunos me han criticado el que introduzca a escritores que no parecen encajar en nuestro perfil de hombres de acción, pero estos hombres, a demás de dramaturgos o escritores eran hombres de su tiempo y se interesaban por lo que pasaba en el mundo. Por ejemplo, Valle- Inclán viajó a Francia en plena guerra mundial para interesarse por al situación de los soldados, además tenía un cierto alo histérico y una gran atracción por lo oculto, es especial por la Teosofía.

En tu novela hay enigmas, sociedades secretas, conspiraciones, dos personas que luchan para cambiar el rumbo de la historia... Cualquiera pensaría que tu novela es del estilo a El código da Vinci, pero yo creo que nada tiene que ver tu novela con la Dan Brown. Más bien la asociaría con otras novelas de autores como Javier Sierra o Julia Navarro. ¿Qué opinas?

Creo que el estilo estético y el tratamiento del tema se diferencian mucho de Dan Brown, pero sí utilizo una técnica americana de capítulos cortos, que parecen casi escenas cinematográficas, para acelerar la acción. Javier Sierra me parece un escritor por descubrir para muchos “intelectuales” que juzgan todo lo que no se parezca a sus aburridos mamotretos experimentales. El otro día estaba leyendo un libro publicado recientemente por uno de esos “escritores de culto”, que aunque son muy puristas se están subiendo al tren de la novela histórica, el autor había omitido todas las comas del texto para demostrar su gran habilidad. Eso sí que está alejado de mi idea de escritor. No creo en los dioses del Olimpo.

Precisamente hace unos años comparar la novela de un escritor con El código da Vinci era un punto a favor para vender ejemplares, ahora es más bien lo contrario. Nadie se atreve a decir que su novela se parece a la de Dan Brown. ¿Significa eso que hemos conseguido situar El código da Vinci en un justificado olvido? ¿O crees que las novelas que reescriben la historia a su antojo ya no tienen cabida en el panorama literario actual?

Creo que el próximo libro de Brown barrerá en las librerías. Hay un grupo de gente que está harta de que les digan que solo lo que aburre es bueno. Pero toda esa gente se deja llevar por el marketing y las pilas de libros. Muy pocos, aunque cada vez más, se meten entre los estantes y miran otras novedades.

Hablemos del rigor histórico. Tanto en Conspiración Maine como en El mesías ario incluyes al final unas aclaraciones históricas. ¿Es una cuestión de principios o de temor a que los historiadores se te puedan echar encima?
Los historiadores, al ser uno de ellos, me parecen en su gran mayoría gente sensata, aunque hay algún periodista metido a historiador que está haciendo mucho daño. Lo verdaderamente peligroso no es la novela histórica manipulada, lo verdaderamente peligroso es la historia manipulada. Nunca se había escrito tanta historia ficción haciéndola pasar por historia de verdad.

¿Hasta qué punto podemos jugar con la historia para escribir una novela?

Hasta el límite. Lo que no me gustan los escritores vagos, que escriben una novela de la época de la Reforma Protestante o de la Edad Media y para no tener que investigar te dicen que es una época imaginaria y libre. Eso me parece un timo. Si no quieren trabajar la investigación, que escriban historia ficción.

Mario, ¿qué novelas históricas han marcado tu formación como novelista histórico?


Hay varias, pero sobre todo las novelas de Gore Vidal, Renault, Graves, Yourcenar y Dumas. Memorias de Adriano, Claudio el dios y su esposa mesalina, Opus Nigrum, Lincoln, Imperio, Los Cuatro Mosqueteros y otros clásicos de la novela histórica.

Tan pronto escribes sobre un episodio histórico como de otro. ¿Qué momentos históricos son tus favoritos?

Mi especialidad es la Historia Moderna, pero me interesa la historia en general. Después de la Reforma Protestante, el Siglo XIX y el Siglo XX hasta la 2ª Guerra Mundial me parecen dos épocas apasionantes. En especial me entusiasma el nazismo y la revolución rusa.

Pasemos a otro tema. Antes comentabas lo de los capítulos cortos, apenas unas páginas cada uno. ¿Además de escribirlos así para acelerar la acción, lo haces también por una cuestión estructural de la trama?

La intención es doble. Por una lado, al escribir en escenas, el escritor comunica lo justo para que el lector imagine la escena. Hace cien años los lectores no tenían una imagen mental de casi todo. Si le hablabas de una isla tropical tenías que describirla, pero ahora no. Además el lector actual está acostumbrado al cine y por eso valora tanto los buenos diálogos, todo eso acelera el ritmo del relato. Los capítulos largos están bien para otro tipo de novelas, pero las novelas de aventuras tienen que ser rápidas.

¿Qué debe tener en cuenta un escritor de novela histórica para que su obra funcione?

No lo sé. Imagino que ser veraz, ameno y conciso. Hay mucho ladrillo por las librerías en el que el escritor no ha realizado el trabajo de seleccionar lo importante y lo superfluo. La novela es eso novela, no un libro de historia camuflado.

Por el contrario, ¿cuáles crees que son los fallos más comunes de los escritores de novela histórica?

Hay gente que sabe mucho de un periodo pero no tiene la técnica para hacer vivida esa historia. Algunos quieren cargar de datos sus libros por miedo a la crítica y los hacen pesados. En el término medio está la perfección.

Antes hablabas de tus próximas novelas… háblanos más de ellas.

En las mesas de alguna editorial está mi próxima novela. Es también histórica pero se centra en los últimos meses de la 2ª Guerra Mundial. En ella narró los entresijos de la diplomacia y lo que había detrás de las últimas decisiones de la guerra.

¿Seguirás con Hércules y Lincoln?


Espero que sí. Pero eso depende en gran parte de los lectores. Si siguen igual de apasionados con los protagonistas, ellos volverán, sin sus lectores no son nada.

Mario, está claro que los lectores hace tiempo que han demostrado interés en tus libros. Pero ¿qué tal se ha portado la crítica contigo?

La verdad es que muy bien. No me puedo quejar. En el primer libro fue mucho más dura e intenté corregir los defectos de los que se acusaba al primer libro y dio resultado.