miércoles, 26 de mayo de 2010

Choque de realidades

No somos conscientes, pero en pocos metros dos personas pueden estar experimentando sensaciones muy distintas. No es que no seamos conscientes, rectifico, sino más bien que al ser tan obvio, ni siquiera reparamos en ello. En décimas de segundo, en la calle se cruzan personas con vidas absolutamente diferentes: mientras una camina feliz, pensando en el gran día que le espera (precisamente una felicidad que le hace ignorar su alrededor), no es capaz de ver a su lado una mirada caída, una mano que tiembla o un gesto de abatimiento. Son esos choques de realidades que el azar pone en la calle como caprichos del destino.

Una anciana pide limosna en la escalera de una iglesia de Tallín


Esta chica joven simplemente espera la llegada de un amigo


La anciana reza (suplica, pide...)


Pero cada una sigue con su realidad...



Y cada una es feliz, a su manera, con su realidad



Fotos: Manel Haro ©

2 comentarios:

Anabel dijo...

Hola Manel, lo que más me impresiona de estas fotografías es la indiferencia, una enfermedad muy extendida hoy en día. Quien sabe si esa anciana creyó una vez que era tan joven y bonita como la muchacha, y que nada podría vencerla.

ALBERT dijo...

Me encanta el juego de fotografías y la situación captada en ellas. Congrats!!!