domingo, 18 de abril de 2010

El Salón del Turismo pasa por Barcelona bajo mínimos (otra vez)

El Salón del Turismo de Barcelona sigue siendo igual de poco útil que cada año. Éste podría ser el titular que mejor defina este certamen, que en cada edición logra deshincharse un poco más. Es una cuestión objetiva: año tras año vemos disminuir los expositores de los países y muchos de los que hay no son más que meros adornos feriales. Por ejemplo: uno va al puesto de México a pedir información y solamente recibe un folleto con fotos mientras una señorita te muestra un mapa del país. Al preguntar si tienen más mapas, te responde "no, es que éste lo hemos arrancado de una revista". O van al de Cuba: "lo siento, no tenemos nada de información sobre el pais, solamente ofertas de paquetes vacacionales, pero si llama a este teléfono, le podrán informar". ¿¿¿???

Para colmo del absurdo, al Salón del Turismo le afecta lo mismo que a todas aquellas ferias abiertas al público: que los asistentes se revolucionan en cuanto un expositor regala bolígrafos, pósters o incluso !!bolsas de papel!! Lo digo sin ningún tipo de reparo: ver cómo en el estand de Noruega sacan un pedazo minúsculo de salmón ahumado con una pizca de pan y comprobar cómo, inmediatamente, decenas de personas se echan encima de la azafata alargando la mano para hacerse con los máximos canapés posibles hace que sienta vergüenza ajena. ¿Pero es que nadie ha probado en su vida el salmón? U otro ejemplo: en el expositor de Castilla La Mancha daban a probar una loncha de jamón; tendrían que ver la cola que había hasta hacer que la paletilla quedara reducida a un hueso (me pregunto si alguna madre de familia habrá pedido los despojos para el caldo).

Al final uno sale con dos bolsas llenas de catálogos con información que puede encontrar perfectamente en Internet, con la sensación de no haber encontrado exactamente lo que buscaba y con la certeza de que los 9 euros de la entrada no se corresponden con la gran vanalidad que es el Salón del Turismo de Barcelona. A ver si el año que viene vale la entrada 20 euros, dejan de regalar bolsas de papel y pósters y ofrecen una información realmente útil.

0 comentarios: