domingo, 28 de marzo de 2010

Qué Leer entierra a la Generación Nocilla


Saben los lectores de este blog lo que he militado desde hace meses contra la impostura de la Generación Nocilla (ese pseudomovimiento literario lleno de jóvenes escritores dispuestos a comerse el mundo con una visión hiperrenovadora de la literatura). Desde que unos cuantos autores fueron forzadamente unidos a la sombra de Agustín Fernández Mallo (autor de la trilogía Nocilla Dream, Nocilla Experience y Nocilla Lab), hemos asistido al constante e inagotable derroche de tinta por parte de los medios (y editoriales) para justificar la publicación de una literatura de postín mezclada con literatura de calidad.

Precisamente porque hay novelas de calidad, no estoy criticando a todos los autores de esa supuesta Generación Nocilla, no olvidemos que ellos mismos huían de esas etiquetas (Menéndez Salmón, Vicente Luis Mora y el propio Fernández Mallo). Lo que critico es la imposición de un grupo que no era tal y la consiguiente publicación de malas novelas para dar vida a algo que no existía. Han sido agentes y editores los que nos han intentado dar gato por liebre con el beneplácito de la prensa literaria. Ahora, un artículo de Milo J. Krmpotic en la revista Qué Leer se desmarca (por fin) de esta corriente y entierra a la Generación Nocilla. Así que este blog se une a ese artículo para hacer reflexionar si, en realidad, durante unos cuantos años se han estado vendiendo sacos de humo. ¿Por qué no se escuchó a los padres de la supuesta Generación cuando ellos defendían que iban por libre?

0 comentarios: