sábado, 9 de enero de 2010

Así se manipula la información

Las circunstancias extraordinarias que se viven en la sociedad son un claro condicionante a la hora de redactar una noticia y, sobre todo, a la hora de decidir qué es noticia. Por ejemplo, en la actualidad estamos volviendo al terror de los aviones. Desde que hace unas semanas, fuera detenido un nigeriano que intentaba cometer un acto terrorista en un avión en Detroit, cualquier anomalía que ocurra en un avión pasa a ser noticia. Peor aún, aquello que en realidad es frecuente (pero que los ciudadanos desconocemos) pasa a convertirse en hecho extraordinario y noticiable.

Leo en El País un teletipo de Reuters con el siguiente titular: "La policía británica arresta a dos pasajeros en un avión en Heathrow". Todos sabemos que Londres es objetivo terrorista de Al Qaeda, por lo que ya el titular sugiere cierta información. El subtítulo: "Se cree que los detenidos amenazaron verbalmente a pasajeros y tripulación antes de despegar del aeropuerto londinense". Ya empezamos a construir la noticia: sospechamos que alguien ha amenazado con una bomba o algo parecido al resto del pasaje, por lo que es fácil pensar que quien ha amenazado es africano o árabe. El antetítulo es aclarador: "La amenaza terrorista".



Ahora miren cómo arranca el teletipo: "Agentes de la policía británica han arrestado a dos pasajeros en un avión de Emiratos en el aeropuerto londinense de Heathrow". Ahí la tenemos: la palabra "Emiratos", la asociación con un país islámico.

Sin embargo, cuando todo hace pensar que, efectivamente, pasajeros árabes han amenazado al resto de viajeros con un acto terrorista, descubrimos un dato en la mitad de la noticia que cambia completamente el contexto y el sentido de lo leído. EN EL TERCER PÁRRAFO, leemos lo siguiente: "Sky asegura que dos o tres jóvenes ingleses han sido sacados del avión y que la policía no ha encontrado ningún tipo de amenaza a bordo".

Fíjense: en primer lugar, la policía no ha encontrado amenaza. Si no hay amenaza, ¿por qué hay un antetítulo que dice "La amenaza terrorista"? En segundo lugar, los pasajeros que habían amenazado ERAN INGLESES. ¿Amenazaron los ingleses a la tripulación y a los pasajeros con poner una bomba?

Si no había amenaza, ¿alguien puede decirme entonces DÓNDE ESTÁ LA NOTICIA? Esto es un caso claro de sensacionalismo y de manipulación de la información para crear alarma. ¿Saben cuántos lectores habrán leído solamente el titular, el subtítulo y, como mucho, la entradilla? Si Reuters considera que este hecho es noticia, ¿no era más honesto titular con "La policía británica arresta a dos pasajeros ingleses en un avión de Heathrow"? Si Reuters hubiese titulado así, lo más probable es que este teletipo automáticamente hubiese pasado desapercibido. El antetítulo y el subtítulo, en cualquier caso, no son de Reuters, sino de El País. Aquí pueden ver el teletipo original, redactado por Matt Falloon.

La función de los medios de comunicación es la de informar a los ciudadanos de la forma más honesta posible. Noticias como ésta hacen que la sociedad viva alarmada y confundida. Los ciudadanos nos merecemos una ética periodística y un respeto.

6 comentarios:

Felipe Massa dijo...

Eres bueno tio. Muy bueno.

Tu amigo, el piloto de F1 ;)

José Antonio Castro dijo...

Muy buen artículo Manel.Genial, como siempre.

Manel Haro dijo...

Gracias, amigos.

Anika dijo...

A eso es a lo que yo me refiero con "mal periodista" y "periodismo malo". De un rumor puede nacer una noticia si rebuscas, pero no se da un rumor por cierto. En este periódico te ofrecen el rumor como noticia, para luego decirte que el rumor es falso. Una mierda de periodismo. Buen artículo, Manel.

Toni dijo...

Muy buena entrada en el blog...

Anónimo dijo...

Aunque llego tarde:
Gran artículo, Manel.

Ángel Casado