lunes, 6 de julio de 2009

Viajar de pie, lo último en low coast

Hace tiempo dije a mis amigos: llegará un día en que viajar en avión será como tomar el autobús. Cada vez estoy más cercano al acierto. En los últimos años, hemos visto cómo las compañías aéreas, sobre todo las de bajo coste, simplifican los trámites de adquisición de billetes y de facturación. Ahora llega la última: se podrá viajar de pie a bordo de un avión.

Al menos eso es lo que pretende la empresa irlandesa Ryanair con sus vuelos de menos de 90 minutos. Aunque suene extraño, lo cierto es que no son pioneros en esta iniciativa, ya que hace unos días la aerolínea china Spring Airlines sugirió a Airbus que le fabricase aparatos con cinturones especiales que vayan cogidos a la cintura del pasajero para que estos puedan volar de pie. De ese modo, parece, se ahorran gastos para todos.


Ryanair asegura que no se trata de una maniobra para crear debate y asegurarse publicidad gratuita, sino que es una oferta seria que quieren ofrecer. Si así fuera -yo todavía soy reticente a creerlo-, habría que ver varias cosas. Una: los aparatos tendrían que ser más grandes porque, al menos en Ryanair, cuando se cruzan dos personas en el pasillo, resulta una incomodidad (por no hablar de que por algún sitio tiene que circular el carrito del catering). Dos: si esto es cierto, ¿qué va a suponer para el pasajero: que le cueste más barato el billete si va de pie, teniendo en cuenta que a veces los vuelos cuestan un euro o que para viajar sentado habrá que pagar más? Tres: ¿qué pasa si un pasajero viaja de pie y, mientras degusta un café, el avión atraviesa una zona de turbulencias? ¿Dónde irá a parar el café? Son inquietudes que yo, como aficionado a los vuelos de bajo coste, me planteo.

No sé si será verdad pero, si lo es, en breve seguro que aparecen tarjetas de transporte de diez viajes por diez euros o, más curioso aún, habrá que acabar cediendo el asiento a los ancianos. Estos sí que tienen el chollo asegurado.

0 comentarios: