martes, 12 de mayo de 2009

Antonio Vega cuelga la guitarra

Era delgado, aparentaba fragilidad y cuando salía al escenario apenas podía cargar con su guitarra. El pelo le llegaba casi a las cejas dando más personalidad a su mirada. Sus ojos pequeños imponían el derecho a seguir cantando. Encorvaba el cuello para acercarse más al micro. La expresión de su cara marcaba la convicción por la música. Las palabras se escapaban por una boca huérfana de varios dientes. De reojo escrutaba el escenario y no perdía la ocasión de mirar al público sin llegar a levantar la cabeza del todo. Los gestos eran contenidos. Su agradecimiento tras cada canción era sincero, con la música había alcanzado el éxito, a pesar de que la vida se mostraba caprichosa con él.


Hoy, con 51 años, ha colgado la guitarra definitivamente y ha desconectado los altavoces. Su fragilidad se ha impuesto a su tenacidad, sus ojos se han cerrado para dar descanso a su voz. Hoy ha muerto Antonio Vega.

1 comentarios:

Patricia Tena dijo...

Qué pena me ha dado cuando he leído la noticia. Me encantaba su voz y tenía canciones muy bonitas, como la de "Lucha de gigantes" o "Se dejaba llevar"...