viernes, 13 de marzo de 2009

Esto debe ser multifrenia...

No sé si es porque se acerca la primavera, pero atravieso un estado de mi vida que podría definir perfectamente con el concepto que acuñó Kenneth Gergen: multifrenia. Gergen se refería con este término a la sensación de culpa que tenemos por no poder llevar a cabo determinadas tareas a pesar de estar saturados. Es decir, estoy todo el día ocupado en la universidad, en proyectos, leyendo todo lo que puedo, preparando entrevistas... pero siempre me queda ese pesar por no haber podido aprovechar más el tiempo. Dicho de otro modo, no dejo de pensar que podría haber exprimido mejor mi reloj para haber hecho algo más.

Quizá solamente se trate de la inquietud o, yendo más allá, de hiperactividad. Estoy leyendo una novela y ya pienso en cuál va a ser la próxima que voy a tomar. Incluso ahora leo varios libros a la vez, cosa que no había hecho nunca. Es más, a veces voy leyendo y alternando con una película o con alguna serie de televisión. De hecho, ahora mismo estaba leyendo Las horas del alma, de Ana Cabrera Vivanco mientras tengo el pausa puesto en la cuarta temporada de Sexo en Nueva York. En realidad, ahora no estoy leyendo, porque he dejado el libro para escribir este post.

Este es el cuadro: en la pantalla tengo a la señorita Miranda Hobbes (Cynthia Nixon) pidiendo a su amante que no se marche a por un pastel (ambos están a dieta). A mi izquierda tengo el tomo de 526 páginas de Las horas del alma. Y sobre mis rodillas el portátil con el que escribo este post. Mañana tengo que estar en la universidad a las 8 de la mañana y ahora mismo son las 3 de la madrugada.

Tengo un montón de libros que devoraría como hacía aquel personaje de ciencia ficción de la película Cortocircuito; Número 5 se llamaba. El robot Número 5 engullía decenas de tomos en unos segundos. ¿Por qué yo no puedo? Por cierto, que dicen que Manuel Fraga sí puede hacerlo porque es un experto en hacer lecturas en diagonal.

En definitiva, no me alargo más, que me marcho a hacer un café para poder leer unas cuantas páginas más, ver otro capítulo de la serie y todo lo que mi estado físico me permita esta noche. Será que soy multifrénico, hiperactivo o solamente inquieto. Pero, al menos, pienso constantemente, luego existo.

0 comentarios: