viernes, 12 de diciembre de 2008

Hipocondría

Admito que soy un hipocondríaco. Cada vez que me aqueja alguna molestia siempre me voy a lo peor, lo cual me causa un estado de nerviosismo incontrolable. El hipocondríaco, como es mi caso, siempre busca en Google alguna guía médica para intentar encontrar una posible causa a sus molestias o dolores. Y no sé por qué tirar por esta vía, porque siempre aparece, quieras o no, la maldita palabra: cáncer. Da igual que sea malestar estomacal, que en la piel te haya salido un sarpullido o que te hayas torcido el tobillo. Uno busca y rebusca: puede que el dolor estomacal se deba a gases, a una situación de estrés... pero bajando la página aparece ahí, aguardándote: "en caso de que los dolores vayan a más, acuda a un especialista por riesgo de cáncer". Algunas guías médicas son tan tremendistas que incluso hablan de metástasis. Los que somos hipocondríacos se nos viene el mundo encima.

Entonces decidimos pedir visita al médico de cabecera y vamos para allí. Le explicamos que nos duele el estómago terriblemente. Él o ella nos hunde las manos en el estómago, nos ausculta y nos pregunta cómo es ese dolor.

- A veces es una punzada, a veces es como si una mano me apretara por dentro... -y uno lo dice con temor, como si en sus propias palabras ya estuviera el diagnóstico.

Entonces el médico de cabecera te manda a un especialista para una ecografía. Varias semanas después vas al centro en cuestión y te embadurnan el abdomen con un líquido gelatinoso para luego apretarte con una máquina. Horas antes, claro está, has tenido que beber mucha agua sin poder ir a orinar.


Y mientras el médico te aprieta con la máquina y mira por la pantalla, las peores sospechas se confirman. No entiendo por qué razón cuando un médico te está haciendo una ecografía o radiografía tiene que fruncir el ceño, como si viera lo peor del mundo en la pantallita. El paciente hipocondríaco, que está más pendiente de la cara del médico que de su estómago, piensa: "ahí está, lo sabía, tenía que ocurrir, esa cara no indica nada bueno".


Luego el especialista te da los resultados en un sobre cerrado y te manda al médico de cabecera para que te los interprete. Pero ¿por qué no te dice lo él mismo y nos evita la angustia de esperar una semana a que el médico de cabecera nos diga qué tenemos? Obviamente, nosotros abrimos el sobre y miramos, pero da igual lo que ponga, necesitamos que un profesional nos diga qué tenemos en el estómago.

El día citado, uno va al médico de cabecera y le entrega el sobre, que abre con suma lentitud. Mira los resultados y empieza, éste también, a fruncir el ceño, a entreabrir la boca y uno piensa que se acabó, que tarde o temprano tenía que ocurrir, que no hay vuelta atrás y espera que le digan la palabra que no quiere escuchar. El médico levanta la cabeza, baja el sobre y suelta: "no hay nada de nada, debe ser estrés o gases".

Y el hipocondríaco siente un alivio también incontrolable. Sale con una sonrisa de la consulta, como gritando a los demás pacientes acatarrados que no tiene nada, que puede seguir con su vida normal. Lo más curioso es que desde el momento en que él médico le dice a un hipocondríaco que no debe preocuparse por el estómago, que no tiene nada, uno deja inmediatamente de sentir esas molestias, se van como por arte de magia. Pero al llegar a casa ve un horrible sarpullido en el brazo y se alarma, entonces enchufa el ordenador y pone Google. ¡Qué angustia!

9 comentarios:

mrcrazy dijo...

Muy bueno Manel, me has leído el pensamiento, precisamente me ha salido un bulto en el pie de un día al otro y estoy fatal, aunque probablemente sea del calzado nadie te quita el mal rollo. Incluso le he preguntado a mi mujer si me querrá con un pie de menos.

Patricia Tena dijo...

Sabes que yo siempre me he "reído"un poco de tu hipocondría, pero este año me obsesioné con dos tipos de cáncer que estaba segura que tenía. Desgraciadamente en mi familia hay tantos casos, q pensé que me tocaba a mi. Y lo peor es que también hice "google" y me parecía que tenía todos los síntomas :(
¿Qué te has sentido así últimamente?

María Tejel dijo...

Y lo peor es que también hay medicos hipocondríacos...

Hace un año fui al medico por una otitis, y ya que estaba le comenté que me había salido un bulto en la cabeza. El médico, tras ponerse blanco, me dio dos papelitos para radiografía y ecografia, en los que ponía que tenía un TUMOR.

Quince días de angustia después, resultó que era un bulto de grasa por el estres...

Manel Haro dijo...

Si a mí un médico me dice eso, me tienen que ingresar con un ataque de histeria.

JotaEme Lopo dijo...

Grandiosa radiografía (nunca mejor dicho) de esta jodida raza que somos los hipocondríacos.
Aunque también te digo una cosa, incluso después de decirte "no tiene nada de nada, son sólo gases", por lo menos en mi, tras unos minutos de alivio, surge esa pregunta en mi cabeza: "El médico también es humano... ¿y si se ha equivocado?.
He escuchado que con los años la hipocondría se termina curando, ya queda menos. Ánimos.

Esther Macian dijo...

CHAPEAU Manel! M'ha encantat. Em sento totalment identificada amb el teu escrit i es que la ment és molt poderosa oi? És molt curiós veure com les manies i "paranoies" que molts cops podem tenir respecte a la salut no són una cosa única ment nostra, sino que gairbé tots ens trobem en un moment o altre en una situació d'angoixa, pesimisme i catastrofisme com la que descrius. Situacions en la que veus la teva FI, el desenllaç de la teva història... Per sort, però, sempre acaba avent-hi un gir inesperat de "tornada a la realitat". Una bafanada d'aire fred que et fa despertar i reaccionar davant les mans perilloses i manipuladores de la ment humana.

Petó ben fort!!
Esther

Patricia Tena dijo...

Manel, leyendo El Periódico de hoy (lunes) me he acordado de ti. Sale un artículo sobre la "cibercondría". Seguro q te interesa, busca la versión on line.

noelia dijo...

manel.justamente es todo lo que a mi me pasa,por cualkier cosa,cualkier ganglio,cualkier dolor,m falta como aire al respirar,el corazon m lo sisento latiendo muy deprisa,y solo pienso que m voy a morir d un momento a otro,hay veces qeu tengo sintomas tan raros que digo(esque me estoy muriendo)no os imaginais el paniko tan grande tan grande que le tengo a morir,no os lo imaginais.yo no se q hacer,stube con alprazolam y lo deje,no keria pastillas,queria superarlo por mi sola,pero cada vez m puede mas esto,que ya no se ni como llamarlo.muchas gracias.aki nos animamos unos a otros pero queremos una solucion.un saludo.noelia

Anónimo dijo...

hola.como trabajador de un hospital,y un poco hipocondriaco,quiero haceros reflexionar sobre una cosa.habeis pensado,que la gente a la que diagnostican un cancer u otra enfermedad horrible,minutos antes tambien piensan que en el fondo es un hipocondriaco,y no le van a dar una mala noticia?eso me atormenta.veo gente asi todos los dias.ciudadanos normales,que salen de la dinamica de sus vidas,sus planes,como por una fuerza centrifuga,hacia otra forma de vida,que no tenian ni pensada.es horrible.la vida en si es horrible.perdonad por mi mensaje tan pesimista,pero,me siento asi.