jueves, 9 de octubre de 2008

Jean Marie Le Clézio se lleva el Premio Nobel de Literatura 2008

El galardonado con el Premio Nobel de Literatura ha sido, finalmente, Jean Marie Le Clézio. Ha sido para todos una sorpresa. Más que eso: dudo que hubiera alguien en el planeta que realmente se pensara que iba a ganar este escritor francés. Hace un tiempo yo compré en una librería de segunda mano un libro de este autor, El pez dorado (publicado por Tusquets). Me costó tres euros. Lo compré porque había leído en algún lugar que desde hacía unos años Le Clézio era candidato a ganar el Nobel. Pero, por lo que parece, era uno de estos eternos candidatos que nunca se lo llevan. Por eso ha sorprendido tanto.

Desde hace tiempo hay pesos pesados que suenan para este galardón, como Philip Roth, Vargas Llosa, Adonis y un largo etcétera. Pero precisamente porque son nombres que todo el mundo reconoce, la Academia Sueca no los tiene en consideración. El jurado del Nobel es elitista, les gusta dar la sorpresa, les encanta premiar a quien poca gente conoce. Doris Lessing (ganadora del año pasado) ya era conocida, pero le dieron el premio cuando menos se esperaba, ya que parece que había sido borrada de la lista. Orhan Pamuk no sorprendió a nadie cuando lo ganó hace dos años. Pero por lo general, como ya dije en mi anterior post, la gracia de este premio es que siempre acaba sorprendiendo.



Fíjense en un detalle, siempre que el presidente del jurado anuncia el ganador, siempre hay algún periodista que aplaude, que grita, que se emociona, porque alguien lo ha leído. Pero esta vez ha reinado el silencio, nadie se ha exaltado, seguramente porque pocos lo conocían o, al menos, lo habían leído. Le Clézio no nació ayer, tiene ya una larga trayectoria, pero ni en las más retorcidas apuestas, entraba este nombre como serio candidato.

No conozco su literatura porque el libro que compré lo tengo perdido por casa, pero, como siempre ocurre, ahora toca la carrera de buscar ese libro. Y, lo más gracioso, las editoriales que tienen los derechos de publicación empiezan a recuperar los libros que habían guillotinado y los editores a comprar los derechos de los próximos títulos. Algo más curioso todavía: antes en España Tusquets publicaba las obras en castellano de Le Clézio, pero desde hace unos cuantos años, sus obras solamente se encuentran en editorales pequeñas. ¿Por qué será? ¿Se estará lamentando Tusquets de haber dejado escapar a este autor?

Ah, y una anécdota. En cuanto he sabido que Le Clézio había ganado el Nobel, he ido a dos o tres librerías del centro de Barcelona y no había una sola novela de este autor. O alguien se me ha adelantado o es que en Barcelona al bueno de Le Clézio no lo leía ni Dios. Qué paradójico es esto del Nobel...

0 comentarios: