miércoles, 25 de junio de 2008

El problema del baloncesto no son los árbitros

Hoy he leído una carta de los lectores en La Vanguardia que me ha indignado. La carta viene a exponer que el problema que tiene el baloncesto catalán son los árbitros. Que estos están poco formados y no saben aplicar el reglamento.

Le diría a este señor unas cuantas cosas. En primer lugar que no olvide que en muchas gradas de Cataluña se puede escuchar, mientras niños de seis y siete años están jugando, comentarios como "árbitro, hijo de puta, te voy a matar", "te voy a esperar en la puerta, cabrón", "te voy a meter el pito por el culo" y un largo etcétera. Mientras los niños van al campo a jugar un partido y a divertirse, los padres están insultando al árbitro. Consecuentemente, los niños -en plena fase de formación- escuchan y toman como ejemplo a sus padres.

Yo he llegado a ver cómo padres -y entrenadores- gritaban a sus hijos por pedir perdón a un adversario por haberle hecho una falta. He visto a entrenadores decir "inútiles" a sus jugadores de seis años. En algunos campos, hay algún miembro del público que solamente sabe insultar y amenazar. Son muchos los padres que se piensan que sus hijos son Pau Gasol y no dudan en despotricar contra jugadores, árbitros e incluso otros aficionados.

Estos padres -no todos, claro está- están dando un mal ejemplo a sus hijos. Cuando los niños son mayores muestran esa agresividad que los padres les han enseñado. Si el árbitro descalifica a un jugador, el público culpa al árbitro de "chulo", "prepotente"... Da igual, la forma en que el árbitro pite una técnica o descalificante, siempre es un "chulo".

Este lector ¿se piensa realmente que el problema son los árbitros? El problema, amigo, no lo tienen los jugadores en la pista, el problema lo tienen en casa.

Si muchos padres se esforzaran en educar a sus hijos, seguro que sabrían comportarse mejor en la pista. Esa carta enviada a La Vanguardia peca de ingenua o de absurda. Lo que hay que hacer es invertir en formación para esos padres fanáticos que llenan las gradas de muchas pistas de baloncesto. Los árbitros suficiente tienen con llegar a tiempo a la pista para pitar hasta nueve partidos cada fin de semana por una miseria de dinero. Y además, aguantar a unos cuantos indeseables a pesar de que siempre lo intentan hacer del mejor modo posible.

Una cosa sí es cierta: la Federación no ha hecho lo suficiente para que la violencia en el campo disminuya. Pero no porque no forme a los árbitros (a lo largo de la temporada hay muchas actividades para que se formen), sino porque podría aplicar muchas más sanciones de las que aplica. Si a los partidos de niños pequeños, en lugar de ir un árbitro, lo pitara un papá por los diez euros que cobra un árbitro por ese partido, ya veríamos lo que pasaría.

5 comentarios:

fotouniverso.com dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que comentas y he de decir que en Madrid pasa exactamente lo mismo, soy arbitro y tengo que aguantar cada semana estas actitudes. Los que estamos en esto estamos porque nos gusta y porque ante todo amamos el balonceso, solo una cosa que decir a esos energumenos, han pensado alguna vez que pasará el día que la presión supere nuestro amor por el baloncesto, van a ser ellos los que piten esos partidos??, o se acabará el baloncesto??, es por lo menos para reflexionar...

Desde aqui agradecer el apoyo a todos los que nos ayudan a que labor arbitral sea un poco mas facil.

JESUS dijo...

Veo lo que poneis y cada vez me da mas miedo poder hacerme arbitro, mi hija esta empezando a jugar al baloncesto y como padre ya he visto este año como la voluntad de una persona se pone a arbitrar y a algunos padres, bien hay que decir que no todos, se ponen a chillar y decirle cosas mal sonantes al arbitro.
Daba pena pero lo peor es que las niñas de 10 años, hijas de estos energúmenos, jugaban fuerte e incluso decir que agresivas, ¿por qué será?
Me da lastima porque porque mi hija pueda hacer algún deporte y algun dia pase algo en alguna cancha.
También me gustaría hacerme arbitro y así ayudar a mas niños a jugar y hacer deporte que es necesario pero después de lo visto en muchos campos uno se piensa en si haré bien o no.
Por cierto los energúmenos no eran ni de esta ciudad, venían como visitantes, ¿qué será el día que vayamos nosotros como visitantes allí? Es para pensárselo.

loncifer dijo...

yo soy arbitro y es muy facil criticar nuestra labor, lo podremos hacer bien o mal, pero no faltar al respeto, tambien somos humanos y nos equivocamos, a mas de 1 padre me gustaria verlo en nuestro lugar, lo que estan consiguiendo es que cada dia haya menos arbitros y el baloncesto pase de ser 1 deporte a que sea 1 batalla campal...

Anónimo dijo...

¿Niños de 6 años? ¿Jugando competición de baloncesto? En Catalunya no creo. Empiezan el año que cumplen 8.
Mi hijo ya lleva 4 jugando, entre Consell escolar y Federación. Y aún no he visto en ningún campo que insulten al árbitro.

¿No estareis confundiendo baloncesto y futbol?

Manel Haro dijo...

Sí, con 6 años juegan federados una pequeña liga. La categoría es "Pre-mini". Y lamentablemente sí se producen insultos (no todo el mundo tiene el sentido común que tiene usted, por desgracia).