viernes, 23 de mayo de 2008

¿Derecho a la propia imagen o derecho a la información?

En el diario Avui he leído hoy un artículo interesante. Lo firma David Abelló y habla de las detenciones de supuestos miembros de ETA en Francia. El artículo muestra dos fotografías de uno de ellos: una es de la agencia EFE y sale el detenido con las esposas; en la segunda, en cambio, éstas están difuminadas (la foto es de AFP). La primera es la que ha aparecido en los medios españoles, mientras que la otra es de los diarios franceses. De ese modo, se cumple con la legislación de Francia, que protege así la presunción de inocencia. El detenido no ha sido juzgado todavía y se considera que, en caso de que fuera declarado inocente, su imagen podría quedar dañada por haber aparecido en los medios con las esposas puestas.

El periodista de Avui, David Abelló, abre su artículo con una interesante reflexión: ¿derecho a la información o derecho a la propia imagen? Yo creo que si el detenido aparece siendo reducido por los cuerpos de seguridad del estado, ataviados con pasamontañas, ¿qué más da que el detenido salga con esposas o sin ellas? Porque en la foto de AFP el lector ve una imagen borrosa a la altura de las muñecas, señal inequívoca de que está esposado. En cambio, la cara del detenido sí puede aparecer. ¿Qué sentido tiene que se pueda mostrar la cara de un detenido, pero no que se vea esposado? En caso de que fuera declarado inocente, ¿la gente no recordará más la cara que las esposas?

Si quieren proteger el derecho a la imagen del detenido, que le difuminen la cara, pero es absurdo que le borren las muñecas. Claro que, por otro lado, el derecho a la información se respeta del mismo modo con las esposas difuminadas o mostradas. Si aparecen artículos con grandes titulares y fotografías de la detención, lo de las esposas es un detalle sin importancia.

0 comentarios: