jueves, 3 de abril de 2008

La intimidad en televisión y a bajo coste

Esta noche he asistido a un programa más de la peor telebasura que se pueda emitir en televisión. No conocía El juego de tu vida, pero desde hoy me convenzo un poco más de la clase de aberraciones que se llevan a cabo por la audiencia. El programa lo presenta Emma García y consiste en que una persona anónima (entiéndase por ello a un/a ciudadano/a con cara y cuerpo, que no es conocido/a, pero que se muestra ante las cámaras) responde una serie de preguntas personales que la presentadora le va formulando. El juego es que cuantas más preguntas vaya contestando sin mentir, más dinero se lleva. Cada las preguntas son más comprometidas. Un polígrafo dice si ha mentido o no. Las preguntas son del tipo ¿utilizas vegetales en tus relaciones sexuales?, ¿te has hecho pis en la piscina siendo adulta?, ¿te ves con algún hombre a escondidas?, ¿serías capaz de hacer daño a tu actual pareja por dinero?, ¿crees que tus compañeras de trabajo te envidian por tu físico?, ¿has creído alguna vez que tus hermanos te llaman por interés?

Lo peor de todo es que no importaba lo que ella respondiera, sino que dijera la verdad. Ella reconoció que no era una buena madre (el polígrafo señaló que decía la verdad) y la gente aplaudía; reconoció que no era un buen ejemplo para sus hijos (el polígrafo lo confirma) y la gente aplaudía; incluso la presentadora le llegó a preguntar si quería igual a sus dos hijos o prefería a uno de ellos y ella dijo que sí, el polígrafo que también y la gente, como una manada de trogoloditas, aplaudiendo a rabiar. Ella dice que no es una buena madre, que no es un ejemplo para sus hijos y que no quiere igual a su hijo de 14 años que al otro de 9 y la gente le aplaude. Ella responde por dinero y el público la ovaciona.

Solamente una pregunta pudo evitar contestar y no porque ella quisiera, sino porque sus amigos (presentes en el plató) pulsaron un botón para que no tuviera que pasar por el trance de decir la verdad. Resultó curioso que en este caso no se pulsara el botón cuando se le preguntó si quería más a un hijo que a otro o si era una buena madre. Su hermana o su amiga (no recuerdo bien) apretó el botón cuando le preguntaron si mantenía relaciones con su jefe. Así no fue necesaria la respuesta. ¿No es obvio que cuando se quiere evitar una respuesta así es, de alguna manera, confirmar que sí mantiene relaciones, pero que es mejor no decirlo en público? Menuda idiotez, ¿no?

Esta mujer sí se hace pis en las piscinas, no utiliza vegetales en sus relaciones sexuales, sí se ve con un hombre a escondidas (¿su jefe?), sí cree que sus compañeras envidian su físico y sí cree que sus hermanos la llaman por interés... Fue eliminada cuando mintió, momento en que le preguntaron si sería capaz de hacer daño a su pareja por dinero. Ella dijo "no", pero el polígrafo que "sí" y ella, con la cara de sorpresa, no se esperaba que fuera capaz de engañar a su novio por dinero. Menuda mujer, lo que llegó a decir por solo 3.000 euros...

Hay gente que se presta a vender su intimidad, a decir en público que quiere más a un hijo que a otro y que los niños, de paso, se peleen entre ellos para ver quién es el favorito de mamá (y no me digan que a la 1 de la mañana los niños duermen, porque, aunque lo hagan, se acabarán enterando en el colegio). Y hay gente que se presta a apluadir que haya dicho la verdad, independientemente de lo que esté diciendo esta mujer.

Qué país, dios mío, qué país. Empiezo a pensar que el hecho de que nos represente Chiquilikuatre en Eurovisión no fue una decisión madura de una España que protesta contra un festival caduco, sino que realmente creen que la buena música es el Chiki chiki. Que dios nos pille confesados.

5 comentarios:

mart@monti dijo...

aajjaja, q grande Manel! Me ha gustado mucho, que razón tienes,hasta donde puede llegar la televisión y hasta donde la gente por dinero...pero eso sí...tu, como yo, y otros tantos (ya que en su estreno obtuvo un share muy alto) estuvimos ahí para presenciar ese espactulo, y es que a la gente nos va la marcha, nos va ver que una mujer de 50 años vende su vida por una cantidad poco razonable de dinero, por qué? no lo sé, pero a la gente le gusta, le gusta eso, el chikilicuatre, el diario de patricia, ver a paquirrin morreandose con su novia en las procesiones de semana santa y saber con quien engaña la vecina del cuarto a su marido...El cotilleo en general vende...y mas si lo puedes hacer mediante la pantalla tonta, donde nadie te ve, donde los que están expuestos al cotilleo no pueden devolverte la mirada...Y así vamos. Eso sí, tu y yo nos tragamos el programa..., por algo será.

Anika Ciberanika.com dijo...

yo no... debo ser marciana porque no veo apenas la tele...

O_O

me desintoxiqué, claro, que antes sí la veía :)

Albert dijo...

no conozco el programa, pero esta claro que el tipo de tv que se hace en españa , es autentica basura, decandente, en la qual muestra el novel intelectual medio de esta sociedad, una lastima de verdad.
Un saludo

raQeeL dijo...

oLaa, me llamoo raQeeL y yo tambiien vi el prograamaa, y piensoo igual que tu en todo porque nuse como una mujer se puede rebajaar a contaar todas sus intimidades por solo unos miserables euroos, esq en que pais vivimoos...adiioS m enctaa tu blog

Manel Haro dijo...

Raquel, gracias por tus comentarios. Te animo a que sigas opinando en los posts. Saludos.