domingo, 9 de marzo de 2008

Rodolfo Chikilicuatre a Eurovisión

oSí, pueden creerlo. España ha decidido. Rodolfo Chikilicuatre nos representará en Eurovisión con Baila el chiki chiki. El conocídisimo colaborador del programa de Andreu Buenafuente, David Fernández, será la persona que ponga toda la carne en el asador en Belgrado el próximo 24 de mayo por votación popular. El resultado era de esperar después del fenómeno que se había formado la red y del apoyo obvio que desde el programa de Buenafuente se daba a este personaje.

A priori podríamos pensar que una vez más, España envía a Eurovisión una canción condenada al fracaso o que es una vergüenza que un personaje -que no cantante- represente la canción española en un festival de la talla de Eurovisión. Así al menos debieron pensar aquellos que en la gala gritaron "tongo" o "fuera, fuera" cuando subía al escenario Rodolfo Chikilicuatre. Y, sobre todo, así debió pensar Uribarri cuando al final del programa, hizo una señal de negación a la cámara con claro gesto de disgusto. Y es que cuando Chikilicuatre salió a defender su canción, Uribarri se dirigió a él y dijo que, como tenían buen humor, aceptaban la broma que Buenafuente les había gastado, incinuando que, como broma no estaba mal, pero que no podía representar a España en Eurovisión. Raffaella Carrá, la incombustible presentadora, se apresuró a traducir sus palabras y a aclarar que Uribarri dijo que él tenía posibilidades de ir a Belgrado. Claro que Chikilicuatre ya se había dado cuenta del primer zarpazo de Uribarri cuando dijo "no he entendido ese comentario". Tal fue la que se formó en la gala -gente gritando que se retirara el ganador, que había tongo, Uribarri que no sabía dónde meterse...- que Rosa pidió hablar y defendió a David Fernández (la persona que interpreta a Chikilicuatre).

Como a los contertulianos de la gala (Bibiana Fernández, Uribarri, Rosa...), yo creo que le mejor canción era la de La Casa Azul con diferencia pero, por lo visto, España no lo ha visto así. Esto ocurre por dos posibles razones. Una es porque en este país no tenemos cultura musical y no valoramos la labor de un solista o de un grupo y preferimos que nos represente un personaje casi ridículo. La otra opción es que tan hartos están los españoles del festival de Eurovisión de que los países siempre voten a los mismos (los del norte a los del norte, los del este a los del este...), de que siempre llevemos canciones ridículas (como la de D'Nash o la de Las Ketchup), que esta vez han preferido reírse del festival y pasarlo realmente bien el 24 de mayo frente a los televisores. Paradójico sea que el programa que ha servido para elegir al representante español se llame Salvemos Eurovisión, porque de algún modo España se ha reído hasta del título del programa.

Baila el chiki chiki (cuya letra se atribuye a Santiago Segura y música a Pedro Guerra, aunque parece que falsamente) es una canción absurda hecha para gente con buen humor. Qué poco se imaginaría David Fernández y Andreu Buenafuente que la broma iba a llegar tan lejos. Sin duda, es arriesgado enviar a Rodolfo Chikilicuatre a Eurovisión, pero si España ha preferido una canción que provoque las risas de toda Europa en vez de una canción como Revolución sexual de La Casa Azul, que demuestra que aquí no solamente hay pop latino y folklore, pues hay que respetarlo porque, a fin de cuentas, ha sido un ejercicio democrático.

En mayo Rodolfo Chikilicuatre nos representará, España habrá demostrado sentido del humor y que con este sistema de votaciones del festival, solamente podemos ir a pasarlo lo mejor posible. Hace demasiados años que se pide que España se retire del certamen, pero... ¿conseguirá Rodolfo Chikilicuatre salvar Eurovisión? ¿o será el fin de España en el concurso? Sea lo que sea, seguro que Uribarri no estará allí para contarlo.

1 comentarios:

David Muñoz dijo...

¡No sabes lo que me llegué a reír viendo la gala! Me da igual quien vaya a Eusovision, es secunadario.

Raffaela estuvo fantástica, con grandes frases tipo: "A mí me habían dicho que Rosa casi no hablaba y no se calla".

Piensa bien, piensa mal, piensa gay.