miércoles, 14 de noviembre de 2007

¿Por qué no te callas?


Yo, desde hace unos días, me declaro abiertamente juancarlista. Siempre he gritado a los cuatro vientos que soy republicano, que no creo en la monarquía, pero cualquiera dice que no es juancarlista después del papel que ha hecho Juan Carlos I en la Cumbre Iberoamericana. El famoso “por qué no te callas” ha traspasado fronteras y ya es el lema de los contrarios al caudillismo de Hugo Chávez. Con sus palabras, el rey ha puesto en marcha un mecanismo de desgaste, de forma inconsciente, que puede costarle caro al presidente venezolano.

Que Hugo Chávez se dedique a despotricar contra sus enemigos extranjeros, como Estados Unidos, y le dé por cerrar cadenas de televisión que van en contra de su régimen, es una muestra de la irreverencia y de la falta de escrúpulos de este represor de las libertades. Juan Carlos I hizo lo que muchos querían, taparle la boca, al menos de forma simbólica. Ahora todo el mundo grita eso de “por qué no te callas”.

Juan Carlos I, rey de sus súbditos, ha dado una lección de humanidad, ha demostrado que los protocolos y las buenas maneras no siempre pueden respetarse. ¿Por qué razón uno tiene que aguantar las impertinencias de Chávez? ¡Yo también me hubiese levantado! Ocurre pocas veces que el rey pierde los estribos. Que se duerma en ciertos actos institucionales es normal, eso ya demuestra su lado humano, pero que se enerve de tal forma que dé un desplante a todo un presidente de un país como Venezuela, hay que tener un par de borbones.

El hombre estaría ya nervioso pensando que su hija, la infanta, se iba a separar de Jaime de Marichalar, como para aguantar las sandeces de Chávez. Faltaría más…

Ya se han acabado la quema de fotos del rey, ahora muchos piensan en quemar fotos de Chávez (como bromeaba Javier Sardá en el programa de Jordi González); no parece que el código penal contemple como delito ese acto.

Yo, durante un tiempo, me declaro juancarlista. Mañana dios dirá. Eso sí, monárquico no, no exageremos.

Manel Haro.


0 comentarios: